INTERNACIONALES


CUMBRE CLIMÁTICA EN MADRID

La emergencia climática que Estados Unidos, China y Rusia se niegan a reconocer



Fecha: 02/12/2019   08:57

Se debe dar una "clara demostración" por parte de los países para "ampliar la ambición" contra el calentamiento, deben multiplicar por cinco sus planes de recorte para lograr la meta del 1,5 grados, No alteraremos de verdad el rumbo si no somos capaces de revisar a fondo el pensamiento dominante del crecimiento ilimitado



Click para Ver Video

 

 

Cuando hace un mes las calles de Santiago de Chile ardían por las protestas y el Gobierno de Sebastián Piñera tuvo que renunciar a acoger la Cumbre del Clima anual, se pensó en dejarla caer. Simplemente, que no se celebrase este año.

Pero España se ofreció a que se celebrara en Madrid en las fechas previstas: entre el 2 y el 13 de diciembre. Y los que están implicados en estas negociaciones internacionales aseguran que una de las razones fundamentales para no cancelarla era el contexto. La cumbre se desarrollará en mitad de una tremenda falta de liderazgo internacional en la lucha climática y en un momento pésimo para multilateralismo. Donald Trump ha iniciado ya el proceso para sacar a EE UU del Acuerdo de París, China no da señales de que vaya a aumentar sus planes de recorte de gases de efecto invernadero, Rusia no ha presentado ante la ONU su programa para reducirlos, los todavía Veintiocho no han logrado aún consensuar la meta de cero emisiones para 2050... Por eso se debía celebrar la llamada COP25, para huir de la sensación de que la lucha climática internacional es un "proceso que implosiona", como decía la semana pasada la ministra para la Transición Ecológica en funciones, Teresa Ribera.

Jóvenes, científicos y delegados negociadores

A las cumbres del clima no solo acuden delegados para negociar, además de mandatarios —en Madrid se esperan unos 50 para la inauguración de este lunes—. Entre las 25.000 personas que participarán durante la COP25 también hay otros actores como los representantes de varios organismos científicos. Las cumbres sirven para que a través de la presentación de diferentes informes se radiografíe la evolución de la lucha contra el calentamiento y sus efectos. Además, en las últimas COP se ha incorporado con fuerza otro actor: los jóvenes activistas que están liderando en las calles las protestas. El 6 de diciembre se espera una gran manifestación en Madrid liderada por la activista Greta Thunberg. A los científicos y jóvenes se une otro actor más: las empresas. Se espera que durante la cumbre de Madrid un número importante de grandes compañías se comprometan a reducir sus emisiones y a luchar contra el calentamiento.

La Cumbre

Pero este encuentro tiene también por delante dos retos concretos: uno político y otro técnico. Por un lado, debe servir para que se dé una "clara demostración" por parte de los países para "ampliar la ambición" contra el calentamiento, ha indicado este domingo António Guterres, secretario general de la ONU. Por otro lado, ha recordado, se debe terminar de desarrollar el Acuerdo de París y fijar los criterios para poner en marcha mercados de emisiones, algo que hasta ahora no se ha podido hacer por el desacuerdo entre los países.

Estas son las claves de la COP25 que pondrá a Madrid en el centro de la acción contra la emergencia climática.

Las siglas COP en inglés se refieren a la Conferencia de las Partes. Es decir, a la reunión —normalmente anual— de los casi 200 países que forman parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.

La convención marco sirvió primero para que se aprobara en 1997 el Protocolo de Kioto. Luego, en 2015, se adoptó el Acuerdo de París, que sustituirá a partir de la próxima década a Kioto y que obliga a todos los países a que se sumen a acometer recortes de sus gases. La suma de todas esas reducciones debe ser suficiente para que se cumpla el principal objetivo del Acuerdo de París: que el aumento de la temperatura media del planeta no supere los dos grados centígrados respecto a los niveles preindustriales, y en la medida de lo posible que no rebase los 1,5. Ese es el límite que establece la ciencia para evitar los efectos más catastróficos de un calentamiento que ya no se puede revertir.

Los estudios científicos —liderados por el IPCC, el grupo de expertos que asesoran a Naciones Unidas— y los diferentes organismos internacionales vinculados a la ONU advierten de que los países no están ni mucho menos bien encaminados para cumplir esas metas de París: deben multiplicar por cinco sus planes de recorte para lograr la meta del 1,5 grados y por tres para los 2 grados. La concentración en la atmósfera de los principales gases de efecto invernadero no ha dejado de aumentar desde que se firmó en 1992 la convención marco. Las emisiones solo han caído de forma clara en periodos de crisis. "Estamos en un agujero profundo y seguimos cavando", ha resumido Guterres, quien incide en que la humanidad se está quedando sin tiempo y "pronto será demasiado tarde" para que el calentamiento se quede dentro de esos márgenes seguros.



Fuente: (Periscopio-El País.com)


TAGS:::










Revista Periscopio
E-mail:contacto@periscopio.online
Concordia - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

revistaperiscopio.com | Facebook Facebook revistaperiscopio.com | Twitter Twitter revistaperiscopio.com | Google Plus Google Plus
Copyright ©2019 todos los derechos reservados