MISCELANEAS


PATRIMONIO CULTURAL

Ritual anual: Bajaron y limpiaron la majestuosa lámpara del Teatro Colón



Fecha: 23/09/2019   19:49

La monumental araña del primer coliseo nacional pesa 1300 kilos, está vestida por 552 focos y decorada por 12 tulipas; En una suerte de ritual, atravesó un proceso de limpieza y mantenimiento durante más de cuatro horas




 

 

El Ministro de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, Enrique Avogadro, destacó que “Este teatro fue elegido el mejor teatro del mundo, y eso habla de un patrimonio material. Es una araña de fines del siglo XIX, que hay que cuidar con el mismo detalle con el que fue construida. Para todos es un momento muy particular, viene gente de otras áreas a verlo porque todos tenemos la sensación de estar viviendo algo muy lindo.”

La monumental araña del primer coliseo nacional pesa 1.300 kilos, está vestida por 552 focos y decorada por 12 tulipas. En una suerte de ritual, atravesó un proceso de limpieza y mantenimiento durante más de cuatro horas. Las imágenes de una estructura imponente que pocas veces queda al alcance de la mano.

A las 10:09 del lunes 23 de septiembre comenzó el descenso de la majestuosa araña del Teatro Colón. Treinta trabajadores -entre operarios de técnica, mantenimiento y limpieza- participaron del "operativo araña" para cumplir con la ceremonia de rejuvenecimiento de la luminaria de la Sala Principal del coliseo nacional. Cuatro horas después, la araña, sin polvo e iluminada, volvió al techo del teatro, custodiada por los bailarines y cantantes que creó el artista plástico argentino Raúl Soldi en 1966.

La limpieza de la araña es una actividad que se realiza todos los años desde su reinauguración en 2010. Es una suerte de ceremonia, de rito, que congrega a todos los trabajadores del teatro. Para la directora general del Colón, María Victoria Alcaraz, es un objeto energético, casi místico: "Es el día en el que bajamos nuestra joya más preciada para tenerla al alcance de la mano y de la dimensión humana. Es un ritual que tenemos: todo el equipo que trabaja en el Teatro Colón pasa a verla y a tocarla porque nos trae buena suerte. Además de su belleza, verla tan cerca y tan grande es imponente".

La araña desciende casi treinta metros para quedar a centímetros de las butacas del centro de la sala, que fueron previamente cubiertas por una gran lona negra. En la primera fase trabajaron operarios del teatro para destrabarla, desenchufarla e iniciar el descenso a través de un malacate, dos cables de acero y dos sogas sostenidas por dos colaboradores ubicados en los palcos superiores laterales que evitan el balanceo de la enorme estructura.

Los trabajadores desenroscan los focos cuando la araña ya se encuentra suspendida apenas por encima de las butacas. Son, en total, 552 lámparas halógenas: no usan luces led porque no les permite regular de manera más sensible la intensidad de la luz en procura de iluminar la sala según el tipo de espectáculo. Quitan, también, las doce tulipas para su lavado.

La araña pesa 1.300 kilos, está vestida por 552 lamparitas -cada una tiene 28 watts de potencia- y decorada por 12 tulipas. El plafón central tiene cinco metros y medio de diámetro y menos de cuatro de alto. La coronación que la completa queda amurada al techo: tiene siete metros y medio de diámetro y otras 84 lámparas. Allí dentro, en uno de los secretos del Teatro Colón, se ubica un corredor circular donde se suelen ubicar músicos y coristas para generar sonidos celestiales.



Fuente: (periscopio)


TAGS:::









Texto a buscar:



ir a Archivo [+]




Revista Periscopio
E-mail:contacto@periscopio.online
Concordia - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

revistaperiscopio.com | Facebook Facebook revistaperiscopio.com | Twitter Twitter revistaperiscopio.com | Google Plus Google Plus
Copyright ©2019 todos los derechos reservados