PRODUCCION


129 AÑOS DE TRAYECTORIA

La industria cervecera crece con inversiones pero las artesanales no se quedan atrás



Fecha: 23/04/2019   14:55

Da trabajo a más de 127500 personas a lo largo de todo el país, a través de 11 grandes cervecerías, más de 700 micro cervecerías, 5 malterías, 250 distribuidores, más de 1500 productores agropecuarios y 5000 proveedores (que en un 95% son PYMES nacionales)




 

 

 

La actividad cervecera argentina genera más de 127 mil puestos de trabajo generados por una extensa cadena de valor, que va desde la generación de la materia prima, hasta el producto final, que integra a actores como 700 micro cervecerías que funcionan a lo largo y lo ancho del país.

Amplían la capacidad productiva de la Planta Cervecera de Luján

El gerente general de CCU en Argentina, Fernando Sanchís, detalló que en esta primera etapa de la inversión, la compañía cervecera, que comercializa las marcas Schneider, Imperial, Salta, Santa Fe, Córdoba, Palermo, Bieckert  y Heineken planifica expandir en un 40% su capacidad de producción con la instalación de una línea de envases no retornables con la que pasará a despachar más de 200 millones de litros al año. “Con nueva tecnología y mayor capacidad, vamos a ampliar nuestra oferta con más y mejores empaques, tal como nos demanda el consumidor”, afirmó Sanchís.

CCU Argentina es una de las compañías de bebidas más importantes del país, la segunda más importante del mercado cervecero argentino y un actor relevante en los de sidras, licores, destilados, vinos, aguas y gaseosas.

A su vez, elabora y comercializa cervezas líderes a escala mundial, como Amstel, Isenbeck, Iguana, Diosa, Norte y Báltica, así como las licencias de las marcas Warsteiner y Grolsch y es distribuidora exclusiva en la Argentina de Guinness, Kunstmann, Otro Mundo, y del energizante Red Bull.

Participa del mercado de la sidra con las marcas de mayor tradición histórica en el país como Real, Sáenz Briones 1888, La Victoria y con productos innovadores como Apple Storm. Además, elabora y comercializa en la Argentina los vinos de la Bodega Tamarí, situada en Valle de Uco, Mendoza, y participa del mercado de aguas y gaseosas en Uruguay a través de sus marcas Nativa y Nix.

La compañía emplea a más de 1.280 personas sólo de manera directa; posee 8 plantas industriales, oficinas en Buenos Aires y Montevideo, 3 centros de distribución propios y trabaja con una red de más de 170 distribuidores.

Fabricarán Budweiser en Tucumán

La Cervecería y Maltería Quilmes, instalada en Tucumán hace más de 100 años, anunció que se iniciará la elaboración de la marca Budweiser en la plata de Acheral a partir de septiembre.

La inversión de U$S 10,2 millones se enmarca en el Plan de Inversiones de la compañía para el período 2016-2020 por un total de U$S 1.700 millones, que ya lleva ejecutado más del 60%. De esta manera, la marca Budweiser se producirá en solo dos cervecerías de Argentina: en Acheral y en Zarate, provincia de Buenos Aires.

Las instalaciones de Cervecería Acheral incorporaron una nueva planta de agua con filtro de carbón activo para lograr mayor pureza, se amplió la sala de elaboración, se realizaron nuevas obras civiles (instalación eléctrica, camineras, piping etc.) y se incorporaron cuatro nuevos tanques de fermentación y un nuevo tanque de propagación de levadura, entre otras modificaciones.

En los últimos años, el mercado cervecero mundial enfrenta un proceso de acelerada consolidación en manos de los grandes jugadores multinacionales. La Argentina no quedó exenta de esta tendencia a partir de la compra de Quilmes por parte de la brasileña Brahma en 2004, que después fue adquirida por la belga Stella Artois, que a su vez terminó asociada con la norteamericana Budweiser, la numero uno del mundo.

El paso a manos extranjeras de Quilmes fue prácticamente paralelo a la decisión de la holandesa Heineken de desprenderse del 15% que tenía en la marca argentina y su asociación con el grupo chileno Luksic en la cervecera CCU.

AB InBev, produce Quilmes, Brahma, Stella Artois y Budweiser entre otras marcas.

Tras la megaventa de SABMiller a nivel mundial hoy entre AB InBev/Quilmes y CCU/Heineken se reparten más del 97% del mercado cervecero argentino.

CERVEZA ARTESANAL

A principios de 2017, el Código Alimentario Argentino reguló los parámetros de la cerveza artesanal en el artículo 1082 bis, y la definió como una cerveza que no utiliza en su producción aditivos alimentarios, que se encuentra adicionada únicamente con ingredientes naturales y que se elabora con un procedimiento manual o semiautomático.

El articulado tiene apenas un año y ya es la expresión de un nuevo fenómeno cultural. El boom es mundial y todas las ciudades del país se están viendo invadidas por esta movida. Primero aparecieron los elaboradores caseros, luego los bares con canillas, luego los bares exclusivos con muchas variedades de cerveza y, por último, los puntos de recarga de “growlers” o damajuanas de cerveza.

El origen:

Podría decirse que el origen de las nuevas micro cervecerías estuvo en Europa a finales de la década de 1970. Se redescubrieron los estilos tradicionales ingleses, alemanes y belgas.

Si hay un origen de la moda de la cerveza artesanal en el país es Mar del Plata. En 1997 un grupo de amigos viaja a Estados Unidos, descubre la moda de los “home brewers” (elaboradores caseros) y de regreso fundan la cervecería Antares. Ya no habría vuelta atrás.

Según las estadísticas, recién estaríamos empezando a vislumbrar la punta del iceberg del fenómeno. Parece exagerado, pero no. En Estados Unidos, país faro, la cerveza artesanal ya maneja el 15 por ciento del gigantesco mercado de la cerveza. Y en la Argentina, apenas va por el 3 por ciento. Hay mucha tela para cortar. La proyección de crecimiento es del 30 por ciento anual.

IPA, la reina del sabor

Si uno pasa de una cerveza industrial a una artesanal de golpe, notará un gran cambio en el sabor y la textura. La concentración de maltas y lúpulos es evidente. Hay paladares que se adaptan rápido y otros que no. Están los que lo prefieren y los que no.

Las cervecerías artesanales se diferencian en gran medida también por la cantidad de variantes en sus sabores, métodos y recetas en la elaboración. No es lo mismo probar una IPA que una Golden Ale. Seguramente la segunda sería un mejor paso corto desde el sabor industrial al artesanal.

El caso de la IPA es emblemático. Es una de las artesanales más representativas del fenómeno. Su sabor es seco y potente. En ella se destaca una notable presencia de lúpulo, una planta que le otorga el sabor amargo y el aroma característico. Pero también es un gran conservante natural.

La industria cervercera realiza un gran aporte a la economía argentina

El estudio de la cámara empresaria fue realizado por ABECEB que refleja a la agroindustria en la actualidad y busca exponer su gran impacto sobre la economía nacional luego de más de 129 años de trayectoria. “El sector cervecero realiza un gran aporte al país, utilizando ingredientes nacionales, producidos por economías regionales como es el caso de la cebada y lúpulo”, explicaron en un comunicado de prensa.

Durante 2018, los argentinos consumimos 45 litros per cápita de esta bebida en sus diferentes variedades, consignó el trabajo que fue publicado por Misiones On Line.

La cerveza es una bebida que nació en el campo. Su producción comienza en distintas zonas rurales del interior del país, con la siembra de cebada y lúpulo. En este sentido, en el último año se registró una cosecha de 4,1 millones toneladas de cebada, con un total de más de 1 millón de hectáreas sembradas en 8 provincias del país. Además, durante 2018 se elaboraron 797 mil toneladas de malta y se cosecharon en el país 300 toneladas de lúpulo.

Sin dudas, se trata de una cadena federal que involucra a distintos actores y actividades, además de la cebada y el lúpulo, como la levadura, malta, la elaboración de la cerveza que se distribuye a más de 400.000 puntos de venta a lo largo y ancho de Argentina.

En este marco, si tuviéramos la posibilidad de ver qué hay detrás de cada cerveza, encontraríamos que para su elaboración se necesita la participación de distintos sectores como: envases, tapas, etiquetas, cajones, servicios industriales, tecnología aplicada a la calidad, publicidad, entre otros.

Por otra parte, la agroindustria cervecera se sitúa entre los sectores de mayor dinamismo en la generación de empleo en los últimos años. Da trabajo a más de 127.500 personas a lo largo de todo el país, a través de 11 grandes cervecerías, más de 700 micro cervecerías, 5 malterías, 250 distribuidores, más de 1.500 productores agropecuarios y 5.000 proveedores (que en un 95% son PYMES nacionales).

A su vez, en los últimos 20 años la cantidad de puestos de trabajo en el sector se han duplicado, convirtiendo a la cervecería en una agroindustria líder en el mercado de alimentos y bebidas. Así, este sector se consolida como un importante actor en la economía nacional.

Argentina se posiciona como el principal proveedor de cebada y malta a los países sudamericanos. La exportación del complejo agro cervecero creció un 561% en los últimos 15 años, llegando a exportar U$S522 millones durante 2018. Esto significa que los mercados de la región consumen cerveza elaborada con ingredientes principalmente con cebada cultivada en la provincia de Buenos Aires, seguida por Santa Fe, Entre Ríos, La Pampa, Córdoba y Santiago del Estero.

De esta forma, las exportaciones de materias primas cerveceras representan un factor importante de generación de ganancias para la economía nacional.



Fuente: (periscopio)


TAGS:::







SEGUI LEYENDO




Revista Periscopio
E-mail:contacto@periscopio.online
Concordia - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

revistaperiscopio.com | Facebook Facebook revistaperiscopio.com | Twitter Twitter revistaperiscopio.com | Google Plus Google Plus
Copyright ©2019 todos los derechos reservados