NACIONALES


EL SIGLO XXI ES DE ELLA

Otro 8 de marzo para reafirmar la lucha por la igualdad de género



Fecha: 08/03/2019   12:32

Ellas, las más jóvenes, son las que están protagonizando las protestas en las calles en el arranque de esta huelga feminista del 8 de marzo como en España y demás países



Click para Ver Video

 

Desde países tan distintos como China, India, Argentina o Túnez hasta otros más próximos a nuestras realidades sociales, las mujeres en toda su diversidad han tenido que enfrentarse a la redefinición de lo que significa la igualdad radical, y a hacerlo además en un contexto donde las promesas rotas de la globalización han producido un repliegue identitario de corte tradicionalista y nativista que amenaza con una peligrosa involución.

La instrumentalización política del malestar social impulsada por los nuevos hombres fuertes en Polonia, Hungría, Brasil o Estados Unidos ha conducido a la presencia de ajados discursos sobre valores familiares que retratan de nuevo a las mujeres como portadoras de las esencias nacionales, convirtiendo a las díscolas, ruidosas y descontentas en el principal objeto de la ira de su reacción.

Una lectora de Periscopio nos remitió una carta, dentro de sus párrafos encontramos:

Tengo 21 años y quizás para muchos soy muy joven para “saber algo de la vida” como dicen siempre, pero hay una realidad que estoy segura de saber…

El 2018 fue un año de cambios en general, pero puntualmente cambios de mentalidad, que llegaron a gran parte de mujeres (y algunos hombres) respecto al feminismo. Este proceso nos dio vuelta todo, ya no volvimos a mirar la vida y la sociedad con los mismos ojos.

En primer lugar, porque entendimos más a fondo lo que es el machismo y como se presenta en todos los ámbitos de la vida, hasta en la forma en que hablamos o puteamos (hdp), y una vez que lo visualizas es imposible dejar de notarlo en casi todas las personas.

En segundo lugar, porque nos dimos cuenta de la cantidad de veces que fuimos víctimas del machismo, quizás sin siquiera darnos cuenta porque en ese momento lo teníamos normalizado.

En tercer lugar, porque te das cuenta que incluso vos misma fuiste cómplice del machismo, vos fuiste parte. Cuando le dijiste puta a una chica sin siquiera conocerla, cuando dejabas que tus compañeros le digan cosas horribles a una piba, cuando viste situaciones (de abuso, de violencia, etc) y miraste para otro lado, etc. Una vez que te sacas la venda de los ojos, ésta que en gran parte se salió en el 2018, te das cuenta lo que fuiste y te duele, porque la misma deconstrucción duele.

Finaliza la misiva con el siguiente mensaje:

El propósito secundario de este humilde escrito es ayudar a entender a padres, hermanos, amigos que no entienden por qué las mujeres estamos “revolucionadas” últimamente. La cuestión es que el feminismo nos atravesó (por todo lo que dije anteriormente). Este proceso de cambio de mentalidad nos hizo darnos cuenta de cuáles son esas actitudes, comentarios que no nos bancamos más, que no vamos a permitir más. No queremos que se unan a la lucha, ni que salgan a la calle sino simplemente queremos que nos entiendan, y que no nos traten de locas.  No estamos locas. No estamos mintiendo. Estamos pidiendo que pare la violencia, las violaciones, los femicidios.

El 8 de marzo de 2018, España, fiel a una arraigada tradición feminista que llega al menos desde los tiempos de la II República, respondió con sensibilidad y urgencia situándose en la vanguardia de la lucha por el avance de los derechos y oportunidades de las mujeres con una movilización sin precedentes. Desde entonces, se ha observado la solidez argumentativa y la inteligencia organizativa de un movimiento, el feminista, capaz de sostener en el tiempo unas reivindicaciones que, impulsadas viralmente y desarrolladas en un plano mayoritariamente horizontal, han demostrado no ser flor de un día, sino que se han consolidado como uno de los ejes políticos del presente y del futuro.

Todo comenzó

La tragedia, las movilizaciones de miles de obreras, los reclamos por mejoras laborales y el pedido de equidad salarial y de derechos, entre otros sucesos, originaron la fecha que desde 1975 se conmemora cada 8 de marzo.

Antes de que la ONU institucionalizara esta conmemoración específicamente, era recordada como el Día Internacional de la Mujer Trabajadora ya que su concepción y espíritu de origen fue netamente sindicalista.

El día resume la lucha obrera que durante décadas llevaron adelante miles de trabajadoras en todo el mundo que proclamaron el reconocimiento de sus derechos. Lo hicieron marchando por las calles de las grandes ciudades que ya habían visto caminar a los artífices de las revoluciones sociales.

El 8 de marzo de 1875 cientos de mujeres trabajadoras de una fábrica de textil de Nueva York marcharon por las calles de la ciudad contra los bajos salarios y por la diferencia que sufrían en comparación con sus pares: la mayoría cobraba menos de la mitad que los hombres.

El final fue trágico: 120 mujeres murieron como consecuencia de la brutalidad policial. La indignación provocó que las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.

Pero fue con el paso de los años que se quitó el concepto "trabajadora" para la conmemoración: en 1975 la ONU decidió que era necesario reivindicar a la totalidad de las mujeres y a todos los derechos.

Si bien la idea de crear un día internacional de la mujer surgió a fines del siglo XIX, fueron distintos sucesos del siglo XX los que derivaron en la conmemoración.

Cuando habían pasado poco más de tres décadas de que se realizó aquella primera movilización de trabajadoras, un siniestro marcó la primera bisagra en la historia del trabajo y de la lucha sindical en todo el mundo.

En marzo de 1908, la fábrica textil Cotton, de Nueva York, se incendió con cientos de trabajadoras adentro. Al menos 130 mujeres quedaron atrapadas en el interior de la fábrica mientras las llamas las consumían y el fuego devastaba todo a su alrededor.

El 28 de febrero de 1909, un año después del incendio de Cotton, más de 15 mil mujeres salieron a la calle para exigir mejores salarios, reducción de la jornada laboral y el derecho al voto.

En 1911, Alemania, Austria, Dinamarca y Suiza lo celebraron el 19 de marzo con mitines a los que asistieron más de un millón de personas, la inmensa mayoría, mujeres.

En Estados Unidos y el centro de Europa, la conmemoración reivindicativa empezó a extenderse a otras zonas.

Y para febrero de 1913, las mujeres rusas celebraron el Día Internacional de la Mujer, que en otros países comenzaba a señalarse en el calendario el 8 de marzo.

En 1918, las mujeres inglesas mayores de 30 años votaron por primera vez. En 1920, lo hicieron las mujeres estadounidenses. En España, las mujeres votaron por primera vez el 19 de noviembre de 1933.

En Argentina, Eva Duarte proclamó el derecho al voto femenino tras el reclamo de miles de mujeres. El 11 de noviembre de 1951 se realizaron las elecciones presidenciales, ese día miles de mujeres concurrían por primera vez a ejercer su derecho al voto.

En tanto, en México, ocurrió en 1953 y en Paraguay en 1961.

Siglo XXI el siglo de ellas

Ellas, las más jóvenes, son las que están protagonizando las protestas en las calles en el arranque de esta huelga feminista del 8 de marzo como en España y demás países. Ellas, las más jóvenes, son también las que en mayor medida se consideran feministas; hasta un 64,5% de las menores de 25 años se declaraban así en una encuesta de 40dB para EL PAÍS sobre el resurgir de este movimiento. Y durante la mañana de este viernes están liderando las protestas y la huelga.

Las estudiantes han faltado clase durante esta mañana y muchas se han lanzado a las calles a protestar. Así ha ocurrido en una de las manifestaciones de la Puerta del Sol de Madrid. "Quiero tu respeto, no quiero tus piropos", gritaban en la manifestación estudiantil en la Puerta del Sol de Madrid por el #8M. En esa manifestación de estudiantes que se está celebrando entre Sol y Callao, participan unas 50.000 personas, según cálculos del Sindicato de Estudiantes. Durante esa marcha, se han coreado reivindicaciones feministas y gritos de condena contra el acoso sexual. También han denunciado el machismo estructural que sufren las estudiantes y las mujeres de todas las edades.

Bilbao es otra de las capitales que acoge una manifestación masiva. Decenas de miles de mujeres, muchas de ellas estudiantes, han llenado las calles de la ciudad vasca. También masiva ha sido la concentración de la plaza de España de Vitoria. Durante la primera parte de la jornada las manifestaciones y concentraciones se han sucedido en Pamplona, Málaga, Palma de Mallorca, Santa Cruz de Tenerife.

Huelgan los motivos y consignas para justificar la lucha. Entendemos los hombres que no es contra nuestra, sino por las consecuencias de nuestra actitudes y acciones que las agreden y humillan.

Un cartel sostenido por una joven en España decía: NI MACHISMO NI FEMINISMO.

Al cual le agrego: NI UN PASO ATRÁS, NI UN PASO ADELANTE, JUNTOS POR UN MUNDO MEJOR.



Fuente: (periscopio)











Revista Periscopio
E-mail:contacto@periscopio.online
Concordia - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

revistaperiscopio.com | Facebook Facebook revistaperiscopio.com | Twitter Twitter revistaperiscopio.com | Google Plus Google Plus
Copyright ©2019 todos los derechos reservados