NACIONALES


SISTEMA DE SALUD EN TERAPIA

Sistema de Salud: Gastamos como los ricos pero tenemos resultados pobres



Fecha: 25/02/2019   20:16

El sistema de salud en Argentina es uno de los más fragmentados y segmentados de Latinoamérica; el gasto total, la cantidad de médicos, hospitales y enfermeras esta en el nivel de los desarrollados;  Se observan inequidades en los resultados, el nivel de los gastos y en las condiciones humanas y materiales para el acceso efectivo a los servicios




 

 

Existen dos sistemas sanitarios de la llamada Europa de los 15 (países miembros hasta la ampliación de la Unión Europea en 2004), abarca a Suecia, Francia, Alemania, Austria, Países Bajos, Dinamarca, Bélgica, Finlandia, Portugal, Italia, Reino Unido (por ahora), España, Grecia, Irlanda y Luxemburgo.

En primer lugar conviene hacer una diferenciación básica entre Servicios Nacionales de Salud (modelo Beveridge) y Sistemas de Seguros Sociales (modelo Bismark). Los primeros están controlados directamente por el gobierno y los segundos se organizan en torno a una especie de mutuas (no gubernamentales) de carácter obligatorio. La financiación sigue esta misma pauta: en los Servicios Nacionales los recursos salen de los propios presupuestos estatales y en los Sistemas de Seguros Sociales se basan en cuotas pagadas por empresarios y trabajadores directamente a las entidades encargadas de su gestión.

Sea cual sea el sistema de gestión casi toda la población está cubierta por un seguro público o por el propio estado, si bien existen grandes diferencias en el número de habitantes que optan por hacerse un seguro privado. En la mayoría de los casos este seguro actúa como una ampliación de la cartera pública.

Por ejemplo, en Bélgica, donde no existe la misma cobertura para autónomos que para trabajadores por cuenta ajena, puede ser especialmente importante. En el lado contrario de la balanza se encuentran países como Suecia, donde la oferta pública es lo suficientemente amplia y sus listas de espera lo bastante pequeñas como para que la sanidad privada prácticamente sea inexistente (sólo supone el 3% del gasto en salud).

La organización del sistema farmacéutico también supone un abanico importante de diferencias entre los países europeos. Desde los propios horarios (en algunos países puede resultar complicado encontrar una farmacia abierta por las tardes o en fin de semana o incluso podrían cobrarnos más por acudir a una con horario extendido o de guardia) hasta la política de ventas, que puede ser más o menos restrictiva (en España se pueden llegar a comprar antibióticos sin receta pero en otros países eso sería impensable).

Datos de Salud

Mortalidad Infantil: Union Europea (28) : 3,6

Alemania: 3,1; Francia: 3,7; Grecia: 4,2; Dinamarca: 3,1; España: 2,7.

Tasa mortalida general cada 1000 habitantes Unión Europea: 5,85

Francia: 5,05; Alemania: 5,49; Grecia: 5,48; España: 4,81; Dinamarca: 5,97.

Gasto sanitario total por habitante:

Francia: 4.288 dólares; Alemania: 4,811; Grecia: 2.409; España: 2.998; Dinamarca: 4.698.

Gasto en Farmacia por habitante:

Alemania: 668 dólares; Francia: 651; Grecia: 599; España: 523; Dinamarca: 395.

La atención médica en la UE en 10 puntos

1. Si te encuentras de viaje en otro país de la UE y enfermas de manera inesperada con la Tarjeta Sanitaria Europea, se puede acudir a la consulta de un médico local.

2. Si estás enfermo y decides recibir tratamiento médico en otro país de la UE , de regreso a casa recuperarás la cantidad que cueste ese mismo tratamiento en tu país. En algunos casos, se necesita una autorización previa antes de viajar para recibir tratamiento. Los Estados miembros también tienen la opción de pagar por el cuidado de la salud en el momento, en lugar de reembolsar a los pacientes.

3. En cada Estado miembro hay un punto de contacto nacional que se puede encontrar en Tu Europa y que facilita la información necesaria sobre los derechos a asistencia sanitaria en toda la Unión. También proporcionan información para casos muy especializados, de escasa prevalencia o enfermedades raras.

4. En cualquier lugar de la UE que se reciba atención médica, los profesionales de la salud - ya sean médicos, dentistas, enfermeras, matronas o farmacéuticos -, cumplen los requisitos de formación que exige la UE.

5. Los pacientes tienen derecho a recibir una copia de su historia clínica que le permitirá asegurar la continuidad del tratamiento incluso en otro Estado miembro.

6. La Comisión ha establecido normas sobre el reconocimiento mutuo de las recetas médicas entre los Estados miembros y un mínimo de elementos que deben estar incluidos en una receta médica transfronteriza. En cualquier Estado miembro reconocen las recetas, aunque para más eficacia consulte a su médico para que le proporcione una prescripción transfronteriza antes de salir.

7. Los medicamentos cumplen los estrictos estándares de calidad, seguridad y eficacia ya que deben estar autorizados por los Estados miembros o por la Comisión Europea antes de ser puestos en el mercado de la UE que controla su seguridad durante toda su vida útil.

8. Los pacientes deben informar directamente a sus autoridades nacionales o a través de su médico, farmacéutico, enfermera u otro profesional de la salud, de cualquier reacción adversa a los medicamentos que esté tomando. Cuando un medicamento necesita un seguimiento adicional tiene un triángulo invertido negro en el prospecto, junto con la forma en la que el paciente debe dar a conocer los síntomas adversos al sistema de presentación de informes nacionales

9. Todos los productos sanitarios, desde simples vendajes a las más sofisticadas máquinas de soporte de vida, garantizan un alto nivel de seguridad a los pacientes y el acceso rápido a las tecnologías innovadoras.

10. La Comisión Europea ha desarrollado normas para toda la UE que garantizan que todo el material humano donado es seguro y está cuidadosamente controlado para evitar la transmisión de enfermedades, como, el VIH o la hepatitis. Además, la UE financia proyectos y acciones para que los países formen a sus inspectores, mejoren sus sistemas de vigilancia, así como la organización y el acceso a la transfusión nacional y a los servicios de trasplante.

Los europeos prefieren recibir asistencia sanitaria en su propio país. Por esa razón la demanda de atención médica en un Estado miembro diferente al propio representa solamente un 1 % del gasto público en salud, que actualmente se encuentra en torno a los 10 mil millones de euros. Esta estimación incluye la asistencia sanitaria transfronteriza de los pacientes ocasionales, como la atención de urgencia a los turistas. Mucho menos del 1 % de los gastos y traslado de pacientes es para la asistencia planificada, como las operaciones de cadera o de rodilla o la cirugía de cataratas.

Un ejemplo, palmario, que cuando se dice “integración”, no solo se refiere a lo económico, las empresas o los productos, se piensa fundamentalmente en las personas.

Argentina

El sistema de salud en Argentina es uno de los más fragmentados y segmentados de Latinoamérica. Está compuesto por los sectores público, privado y del seguro social.

El sector público está conformado por los ministerios nacionales y provinciales, y la red de hospitales y centros de salud públicos que prestan atención gratuita a toda persona que lo necesite, especialmente a personas de los quintiles de ingresos más bajos, sin seguridad social ni capacidad de pago (36% de la población).

Se financia con recursos fiscales que ascienden a 2,2% del PIB, en su mayoría provenientes de aportes provinciales, y recibe pagos ocasionales del sistema de seguridad social, cuando atiende a sus afiliados. Cuenta con una multiplicidad de programas —algunos de ellos financiados con créditos internacionales, como “SUMAR”[1] y Funciones Esenciales de Salud Pública, apoyados por el Banco Mundial, y Redes, por el Banco Interamericano de Desarrollo—, que apuntan a asegurar la cobertura de las poblaciones más vulnerables.

El sector del seguro social obligatorio está organizado en torno a las obras sociales sindicales, nacionales y provinciales. Las obras sociales nacionales son más de 300, e implican un gasto de 1,59% del producto interno bruto (PIB), y las 24 obras sociales provinciales cubren a los empleados públicos de su jurisdicción, abarcando 0,74% del PIB. Las obras sociales nacionales son reguladas por la Superintendencia de Servicios de Salud (SSS), cuyo principal objetivo es el de asegurar a sus afiliados el cumplimiento de las políticas y regulaciones vigentes.

La mayoría opera a través de contratos con prestadores privados y se financia con las contribuciones de los trabajadores y empleadores. En conjunto, aseguran y prestan servicios al 42% de la población (trabajadores y sus familias).

Además, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, a través del Programa de Atención Médica Integral (PAMI), brinda cobertura a los jubilados del sistema nacional de previsión y a sus familias, alcanzando a 20% de la población, con un gasto que representa 0,75% del PIB.

El sector privado está conformado por profesionales y establecimientos de salud que atienden a particulares y a los beneficiarios de las obras sociales y de los seguros privados. Este sector también incluye más de un centenar de entidades de seguro voluntario llamadas empresas de medicina prepaga, que se financian con primas pagadas por las familias o las empresas, con recursos derivados de los contratos con las obras sociales, alcanzando a 8% de la población.

El total del gasto privado se acerca a 3% del PIB, de lo que aproximadamente dos tercios corresponde al pago directo de las personas en el momento de la atención, especialmente en medicamentos.

Esta diversidad determina la ausencia de un nivel único básico de cobertura asegurada por la atención pública de la salud a todos los habitantes del país.

El gasto total en servicios de atención de la salud llega al 10% del PIB, uno de los niveles más elevados de América Latina y en línea con Europa.

Cantidad de camas hospitalarias cada 1.000 habitantes. En Argentina hay 4,5 camas cada 1,000 habitantes. Alemania tiene 8,3 camas, España 3,2, Italia 3,5. EEUU: 3Países de la región: Bolivia: 1,1 camas, Paraguay: 1,3, Colombia: 1,4, Perú: 1,5 Chile: 2,  Brasil: 2,3,  Uruguay: 3 

Cantidad de médicos. En el país hay 166.187 médicos: 3,94 médicos cada 1.000 habitantes.En la comparación internacional, Argentina aparece posicionada al mismo nivel que varios países como por ejemplo España, Suiza, Italia y Australia. Argentina duplica la cantidad de médicos cada mil habitantes con que cuenta Brasil, por ejemplo, y casi cuadruplica los de Chile y Perú.

Cantidad de personal de enfermería: 179.175. 4,24 cada 1.000 habitantes. Poco más de la mitad tiene calificación profesional.

Cabe señalar que, si bien la población en su conjunto tiene la posibilidad de acceder a los servicios ofrecidos por el sector público, aún persisten brechas importantes y asignaturas pendientes en el sistema de salud, especialmente en el ámbito de la calidad de dicho acceso. Se observan inequidades significativas en los resultados, el nivel de los gastos y en las condiciones humanas y materiales para el acceso efectivo a los servicios entre diversos territorios y grupos poblacionales del país.

“El 100% de la población argentina, los ciudadanos, los residentes, incluso las personas en tránsito, tiene derecho a atenderse en cualquier establecimiento del sistema público del país. Pero esto no significa que no existan barreras geográficas o culturales que dificultan la atención oportuna. Tampoco garantiza la calidad. Existen diferencias muy importantes en los resultados entre las provincias más pobres y las más ricas”, explica el ministro de Salud, Adolfo Rubinstein. Aunque asegura que médicos no faltan: “Hay más clínicos que especialistas y están mal distribuidos”.

La desigualdad queda manifiesta cuando se observa que en Capital Federal hay 10,2 médicos y 7,3 camas por cada 1.000 habitantes, frente a 1,2 y 1,1 respectivamente para la provincia de Misiones.

Indicadores Básicos. Argentina.  Publicados en 2014(10). Los datos corresponden a años anteriores.

Esperanza de vida al nacer Ambos sexos. 75,34 años

Tasa bruta de mortalidad general, 7,7 por 1.000 habitantes 

Tasa bruta de natalidad 17,7 por 1.000 habitantes.  

Porcentaje de recién nacidos con un peso al nacer menor a 1.500 g.: 1,1%

Porcentaje de muertes neonatales reducibles 61 %

Porcentaje de muertes post-neonatales reducibles 66,8%

Tasa de mortalidad infantil  11,1 por 1.000 nacidos vivos.  

Tasa de mortalidad de menores de 5 años: 13 por 1.000 nacidos vivos.

Diferentes intentos de reforma pretendieron dotar al sector de mayores niveles de articulación y coordinación pero sin mayor éxito. Ejemplo de ello es el Sistema Nacional Integrado de Salud (SNIS) en 1974 y las Leyes N° 23.660 y N° 23.661, de 1989, que propusieron la creación del Seguro Nacional de Salud.

Gasto en medicamentos

La Argentina tiene un gasto per cápita de medicamentos en general que se encuentra por arriba del promedio de Latinoamérica.

El gasto del medicamento en el gasto total de salud en la Argentina es el más alto del mundo: sobre el gasto total de salud el medicamento representa el 32% de ese total cuando en los demás países no supera el 15% como máximo, en el año 2015.

Según los últimos datos del Banco Mundial referidos al gasto per cápita en salud en Argentina, que datan de 2014, cada argentino destinó ese año US$ 605,19, que al tipo de cambio promedio de $ 7,55 equivalió a $ 4.572.

El gasto que los argentinos destinaron a la salud, tanto en el sector público como en el privado, alcanzó el año 2017 los $ 830.000 millones, según estimaciones privadas, lo que representó $ 18.825,80 per cápita.

De acuerdo al estudio de Key Market, el gasto per cápita anual resultó de $ 18.825,80 el año, pero medido en dólares, a un tipo de cambio promedio para el año de $ 17,6; fue de 1.069,64 dólares, cifra 77% mayor a la medida por el BM en 2014.

En Uruguay, el gasto en salud es de 582 dólares por cápita, con una mortalidad infantil de 14 por mil y una mortalidad materna de 20 por mil.

Como vimos más atrás, en Europa el Gasto en Farmacia ronda entre 500 y 650 dólares por habitante.

En términos comparativos y críticos, en Argentina la mortalidad de niños menores de 5 años es del 13 por mil, mientras que Chile con un gasto menor en dólares por habitante es de 7 por mil y en Brasil, con un gasto de 267 dólares por habitante, la mortalidad infantil es de 7 por 10 mil.

En Europa, en el promedio de países registra un 3,6%.

En palabras del actual ministro de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, “la descentralización no fue demasiado exitosa, tal como se llevó a cabo en nuestro país. Se hizo rápido y mal porque no estuvo acompañada de recursos. Tampoco se prepararon equipos para la gestión, sobre todo a nivel de municipios. Eso los hizo ineficientes. Hoy la Nación debe hacerse cargo de ciertas cosas, pero como las provincias no delegan sus facultades en salud, ellas también deben actuar, dejando a los municipios las estrategias locales. Lo que falló fue la comunicación y la articulación entre esos tres sectores”.

En la Argentina se observa una vinculación directa entre condiciones del mercado de trabajo, empeoramiento en las condiciones de vida de la población y la accesibilidad a los servicios de salud. En tal sentido, un aumento en la tasa de desempleo o del empleo en negro implicó una reducción en la recaudación por parte de las Obras Sociales Sindicales (OSS).

“Los ejemplos internacionales muestran que los sistemas universales de salud son los que mejor pueden resolver estas problemáticas. Sin embargo, una reforma de ese tipo debe chocar con un conjunto heterogéneo y poderoso de intereses que incluyen a laboratorios, empresas de medicina prepaga, sindicatos, corporaciones médicas, entre otros”, señala Matías Ballesteros, doctor en ciencias sociales y especialista en sociología de la salud.



Fuente: (periscopio)


TAGS:::










Revista Periscopio
E-mail:contacto@periscopio.online
Concordia - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

revistaperiscopio.com | Facebook Facebook revistaperiscopio.com | Twitter Twitter revistaperiscopio.com | Google Plus Google Plus
Copyright ©2019 todos los derechos reservados