INTERNACIONALES


SI DEJAMOS QUE LAS REDES SOCIALES QUE ACTUEN SOLAS COMPITEN CON LA EDUCACION

“Hoy la gente solo escucha opiniones que refuerzan lo que ya cree”



Fecha: 22/02/2019   13:03

Michael Sandel, filósofo y profesor , tiene como objetivo poner la educación cívica sobre la mesa y conectar la filosofía con nuestra vida cotidiana



Click para Ver Video

 

El filósofo contemporáneo más popular del mundo, Michael Sandel, profesor en la Universidad de Harvard y Premio Princesa de Asturias de las Ciencias Sociales 2018, tiene como objetivo poner la educación cívica sobre la mesa y conectar la filosofía con nuestra vida cotidiana.

“Sócrates vagaba por las calles y dialogaba con la gente, la filosofía surgía de la vida de la ciudad, de las opiniones y convicciones que tenían esos ciudadanos”, argumenta. Y, veintiséis siglos después, este profesor de Filosofía Política trata de revivir el espíritu socrático y se para a hablar con la gente para indagar qué es la justicia o qué significa el “bien común”. Lo hace dentro y, sobre todo, fuera de las aulas. En la serie de la BBC 'The Global Philosopher', lidera las discusiones en vídeo con participantes de más de una treintena de países sobre los aspectos éticos de temas como la inmigración o el cambio climático. Sus escritos sobre justicia, ética, democracia y mercados se han traducido a más de 25 idiomas, entre los que destaca el libro 'Lo que el dinero no puede comprar: Los límites morales del mercado'. El filósofo también imparte "Justicia", el primer curso de Harvard disponible gratuitamente en línea y en televisión.

Michael Sandel ha sido un pionero en el uso de nuevas tecnologías para promover el discurso público global, pero critica las redes sociales y la adicción a las pantallas de las que sostiene: “si las dejamos que actúen solas, compiten con la educación y son una de las mayores barreras para el aprendizaje”.

¿Cuáles son las principales barreras que crees que nos impiden lograr estas metas más globales, esta educación cívica descentralizada?

Michael Sandel . Sí, las mayores barreras yo creo que son, en primer lugar, una idea demasiado limitada de la educación cívica. Con frecuencia pensamos que la educación cívica solo significa enseñar a los alumnos el funcionamiento básico del gobierno, y sobre su historia política, y cuáles son los partidos políticos y las ramas del gobierno. Saber esas cosas es importante, pero no llega a ser participación cívica. Ese tipo de educación cívica no capacita a los estudiantes para pensar críticamente sobre las políticas públicas, sobre las leyes y sobre el debate político. Así que tenemos que enseñar el arte del debate político, incluyendo el arte de escuchar, que es una habilidad cívica muy importante. El arte de escuchar, no solo oír lo que otras personas tienen que decir, sino entender las razones y principios detrás de sus opiniones, sobre todo aquellas con las que no estamos de acuerdo. Por lo tanto, uno de los obstáculos es una definición muy limitada de lo que es la educación cívica. Si miramos a nuestro alrededor y nos fijamos en la política actual, no encontramos un discurso público robusto apoyado en el civismo y el respeto mutuo. Yo creo que ese es un obstáculo. El otro obstáculo es conseguir salvar las distancias, tratar de utilizar las nuevas tecnologías para crear una especie de presencia e intimidad que no es fácil de lograr cuando los debates tienen lugar entre países y culturas diferentes.

Zuberoa Marcos. Durante todo el proceso educativo. Entonces, ¿cuáles dirías que son las habilidades que el debate proporciona a las personas para que luego puedan tener éxito en la vida?

Michael Sandel . Bueno, los jóvenes necesitan aprender la habilidad de debatir y argumentar, incluso con argumentos de los que tendemos a rehuir porque pueden implicar cuestiones éticas o cuestiones sobre valores que pueden ser controvertidas. Y este es uno de los desafíos para los profesores de educación cívica tanto en las escuelas como en los institutos y universidades. Muy a menudo, los profesores evitan debatir mucho en el aula porque -y esto es comprensible- se preocupan de que los estudiantes puedan chocar y no respetarse unos a otros, o que se limiten a gritar sus opiniones y convicciones. Así que creo que tenemos que empezar en las escuelas. Creo que también tenemos que intentar cambiar la forma en que los medios nos enseñan en qué consiste el discurso público. A menudo nos muestran ejemplos muy malos que nos dan una lección equivocada. Nos muestran enfrentamientos a gritos entre políticos de distinto signo político en lugar de un debate razonado sobre cuestiones realmente importantes.

Nota completa en https:// elpaís.com

 



Fuente: (elpais.com)











Revista Periscopio
E-mail:contacto@periscopio.online
Concordia - Entre Ríos
Argentina

NAVEGACION

REDES SOCIALES

revistaperiscopio.com | Facebook Facebook revistaperiscopio.com | Twitter Twitter revistaperiscopio.com | Google Plus Google Plus
Copyright ©2019 todos los derechos reservados